Amargord Ediciones

OBJETOS Y RETRATOS. GEOGRAFÍA. Gertrude Stein (Edición de Andrés Fisher y Benito del Pliego)

Objetos y retratos

La poesía de Gertrude Stein se caracteriza por una escorrentía superficial que va barriendo las premisas que el uso rutinario del lenguaje deja marcadas en nuestra conciencia. Hay este flujo bidimensional de sonidos, descontextualizaciones, rectificaciones, reformulaciones que no se excluyen ni se anulan entre sí, sino que concurren en un espacio bidimensional prestado de lo pictórico, marco constituido a su vez de muchos marcos. Límite tras límite tras límite. Un estatismo que se mueve. Una fragmentación que se desliza.  Se parecen estas relaciones líquidas entre las palabras al “fluir de la conciencia” que acuñara el psicólogo y filósofo William James, contemporáneo y amigo de Stein. Sin embargo, más que un río sus poemas nos hacen soñar tal vez con la idea de vórtice, círculos concéntricos que se superponen para conformar un gran monstruo aspirador de percepciones. Este tornado de formas matemáticas, naturales y despiadadas, de vez en cuando se ve interrumpido, cortado, por un color, un sonido, una metonimia afásica que es atraída, lo atraviesa momentáneamente y es expulsada, como una vaca o una valla absorbidas por el poderoso remolino. Una repetición sistemática, hipnótica y molesta, cómica en ocasiones, ruidismo más que música, con la función de extrañar para revelar. El mantra de las siete diferencias:

He he he he and he and he and and he and he and he and and as and as he and as he and he. He is and as he is, and as he is and he is, he is and as he and he and as he is and he and he and and he and he. (de If I told him. A Completed Portrait of Picasso./ “Si le dijera. Retrato completo de Picasso”)

En sus objetos y retratos, los poemas fascinan desde el primer impacto fónico. La experimentación del y con el lenguaje, inseparable de su experimentación cognitiva de la realidad, muestra un hondo compromiso con la búsqueda de la objetivación, la obsesión por un método naturalista definitivo. Igual que hicieran los pintores cubistas (movimiento que la escritora admiraba y consideraba esencialmente español), se coloca ubicua en diferentes puntos y traza múltiples perspectivas en el espacio y el tiempo; su mirada es a veces analítica, multiplicadora, o bien apuesta otras veces por la síntesis, apuntando sus sentidos a uno u otro rasgo, nunca descriptivo del objeto sino referencial. El nombre, el sustantivo que todo lo prejuzga y lo enjaula, es desprestigiado; la autora le rompe el dedo índice al nombre y desmonta su discriminación automática y prefijada de significados. Aspira a nombrar sin nombrar. El foco ilumina por igual otras partículas que, sin que nos demos cuenta, influyen con intensidad en nuestra cognición del mundo. Influyen o, es decir, a un tiempo fluyen y cortan:

 

Peel pencil, choke.

Rub her coke.

 

Afila lápiz, obstruye.

Frota su residuo.

 

El texto ha de estar carente de emoción para ser una entidad en sí mismo, un agente creador de realidad; una superposición de superficies porosas que se contaminan para preɡuntar   ̶no encontrar, no completar  ̶ “cuál es la diferencia entre una cosa vista y qué quieres decir” (what is the difference between a thing seen and what do you mean) tal y como lo expresó  la propia autora en su ensayo Portraits and Repetition.

En el caso de Geografías, de nuevo despliega la poeta sus ojos de mosca. La ciencia discurre subterránea bajo los procesos parejos de escritura y de contemplación: el análisis fractal de las sensaciones, el cubismo, la sincronía, son elementos contenidos en el paisaje pero también lo esculpen desde fuera. Nos encontramos con una visión horizontal frente al acostumbrado falocentrismo, una huida del historicismo vertical, no ya por intención sino por método:

 

“Looking up under fairly see fairly looking up under as to movement. The movement described. Sucked in met in, met in set in, sent in sent out sucked in sucked out.”

“Mirar arriba bajo buenamente ver buenamente mirar arriba bajo respecto al movimiento. El movimiento descrito. Absorbido conocido, conocido establecido, recogido enviado absorbido exudado.”

(del poema Geography/Geografía)

 

Como ya apuntó la poeta del lenguaje Lyn Hejinian, los trabajos poéticos y ensayísticos de Stein pueden interpretarse con sus propias palabras, como “an arregement in a system to pointing / un arreglo en un sistema para indicios“, del poema A Carafe, that is a Bland Glass, que inicia el libro. Un intento meticuloso, que emociona sin emoción, bello como lo sería un campo de trigo, de representar sistemática y honestamente la realidad vivida, los objetos ordinarios o el paisaje, tal y como fueran percibidos; y para ello pescar aquí y allá referencias en bruto, los indicios desordenados que el objeto observado nos imprime en la mente con unos u otros caracteres y que el lenguaje termina por codificar en mayor o menor grado. Este realismo tardío y temerario suyo se puede entender como una evolución de los realismos, que si bien parte del mismo rechazo de la idealización romántica, hábilmente se deja contagiar de otras corrientes de su tiempo, para adquirir su propia forma inimitable e incomparable con sus coetáneos,  ya fueran estos  cubistas, modernistas, futuristas o surrealistas.

Cabe una mención de honor al brillante trabajo de selección y traducción de Andrés Fisher y Benito del Pliego. No se han dejado amilanar ante la gran bestia multiforme y mutante que es la poesía de Stein, y muy acertadamente han intentado y altamente conseguido versionar los innumerables juegos sonoros y significantes irreproducibles en español. Gracias al empeño y el amor por la autora de ambos antólogos, esta edición bilingüe nos ofrece la oportunidad insuperable de acercarnos a una de las voces más influyentes en la poesía de los siglos XX y XXI, al menos en la práctica, ya que a menudo es mantenida en la sombra o incluso ninguneada por el academicismo predominante, y no sólo en el ámbito de nuestro idioma. Conocida creadora de creadores y a la vez creadora desconocida, esta poeta nos deja un legado literario que coquetea con la filosofía del lenguaje, las artes plásticas, la ciencia. Una obra transdisciplinar de muchos tentáculos, rara especie, aún hoy, en nuestros contornos. Una poesía atemporal y osada que todavía nos desbarata.

 

Giménez con G.

 

 

Read More

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies